martes, 31 de agosto de 2010

Es increible como un fatídico hecho puede hacer que empieces a valorar las cosas de otra forma.

Lo único que puedo decir es

Que nunca sabes lo que tienes hasta que lo pierdes.

No me puedo imaginar (y tampoco quiero) el dolor que siente el Daniel, no conocido como Daniel en estos momentos.

No le daré el pesame ni le mandaré fuerzas o buenas vibras porque sé que esos clichés no sirven... solo espero que pueda reponerse y que el recuerdo de la Amalia y de los lindos momentos que tuvo con ella lo hagan salir adelante.

Y sé que no somos cercanos ni nada, y que la única vez que los vi juntos los estuve molestando porque parecian gemelos... pero aún me queda un poco de sentido común.



E insisto, no sé que haría si de un dia para otro dejo de ver sonreir o dejo de verme reflejada en los ojos de mi pololo.

Te amo pololo :).

2 comentarios:

Un ser supremo dijo...

q pena eso fer
pero, que bueno lo último

nos vemos el sábado, te extraño
la verdad es que los extraño mas de la cuenta a ti y al emai.

puta la weá dijo...

Oye, me gusta tu cambio de filosofia y positivismo enamorado :) que lindo que estes bien con el pelucon grandulon. Igual me dai asco, pero del weno, ese que tiene sabor a franwesa o mejor a chocolate derretio :P
Te amo fers, y te quiero dar tu sushi
Muak!