lunes, 6 de septiembre de 2010

Le Mando a la Niña (Por favor!)

De vez en cuando olvido recordar lo que es haber nacido así, y ser asi porque simplemente los cromosomas tomaron un mal camino y el azar es un poco complejo para mi.




Hoy estaba leyendo un Libro de Eduardo Galeano y este cuento me gustó mucho:

Los presos políticos uruguayos no podían hablar sin permiso, silbar, sonreír, cantar, caminar rápido ni saludar a otros presos. Tampoco podían dibujar ni recibir dibujos de mujeres embarazadas, parejas, mariposas, estrellas ni pájaros. Didaskó Pérez, maestro de escuela, torturado y preso por tener ideas ideológicas recibió un domingo la visita de su hija Milay, de cinco años. La niña le traía un dibujo de pájaros. Los censores se lo rompieron a la entrada de la cárcel. Al domingo siguiente Milay le trajo un dibujo de árboles. Los árboles no estaban prohibidos. Didaskó le alabó la obra y le preguntó por los circulitos que aparecen en la copa de los árboles. Muchos pequeños círculos entre las ramas. ¿son naranjas? ¿qué fruta son? La niña le hace callar: ssshhhh. Y en secreto le explica: "bobo, ¿no ves que son ojos? Los ojos de los pájaros que te traje a escondidas".



Hay veces en que creo que debo seguir el tratamiento... Hay dos cosas que priman en este instante:
El placer de estar un par de segundos en el cielo, con las mejillas coloradas y mirando el techo o la Ataraxia.

Yo o Ellos.

Ellos o Yo.

Él o Yo.

Za za zá, yakuzá yakuzá.

3 comentarios:

Alvaro dijo...

RICA!!

Alvaro dijo...

La mejor desición, es la que te haga sentir mejor a ti, no al resto.

Te amo con ropa y con poto helado.

Fer dijo...

Pero esa decisión tiene que ver contigo.